La mundialmente conocida diseñadora de interiores Maria Vafiadis y su equipo de MKV Design han transformado el emblemático Palacio Imperial, ofreciendo un equilibrio perfecto entre el encanto histórico del lugar y el diseño contemporáneo.

Matild Palace, a Luxury Collection Hotel, Budapest, cuya apertura de puertas está prevista para el mes de junio, ha acometido una impresionante renovación de cinco años de duración para devolver al palacio su antiguo esplendor, reinventando el edificio y convirtiéndolo en un hotel de lujo. Elevada a través de interiores diseñados por el galardonado estudio MKV Design, dirigido por la fundadora Maria Katsarou Vafiadis, la estética interior de la propiedad celebra la rica herencia del edificio, arraigada en la cultura y la alta sociedad de Budapest, mientras crea un nuevo y moderno destino tanto para los huéspedes como para los locales.

“El hotel Matild Palace representa el espíritu de Budapest, enmarcado en la narrativa de su historia, cultura, arquitectura y cocina”, afirma Candice D’Cruz, vicepresidenta de Marcas de Lujo para Europa, Oriente Medio y África de Marriott International.  “El diseño de la propiedad, cuidadosamente elaborado, fusiona tradición y modernidad, reflejándolas en todos los aspectos del hotel, la oferta culinaria y el servicio.  Matild Palace se convertirá así en un destino en sí mismo para visitar en Budapest y estamos deseando dar la bienvenida a los huéspedes para que disfruten de un concepto de lujo incomparable en este maravilloso destino.”

Terminado en 1902, el Palacio fue un edificio revolucionario a principios de siglo y sigue siendo uno de los edificios más emblemáticos de Budapest. El inmueble está catalogado como patrimonio mundial de la UNESCO siendo uno de los dos edificios encargados por Su Alteza Imperial y Real María Clotilde de Sajonia-Coburgo y Gotha. Esta estructura ornamentada, que se erige como puerta de entrada al famoso puente Elisabeth, albergaba originalmente cafés, tiendas y galerías, además de apartamentos residenciales en los pisos superiores.

“Dirigir el diseño de interiores del proyecto Matild Palace fue una oportunidad perfecta para que MKV diera vida a los valores de nuestra empresa, ya que están muy alineados con los valores de la marca The Luxury Collection Hotels & Resorts”, comenta Maria Vafiadis, fundadora y directora general de MKV Design. “La atractiva narrativa de diseño arraigada en la cultura local que creamos para este palacio histórico, está impresa en cada elemento del proyecto. Nuestro diseño invita a los huéspedes a un viaje de descubrimiento, que es un elemento muy importante de la experiencia hotelera”.

El excepcional diseño del hotel transmite una fuerte narrativa que lleva a los huéspedes a un fascinante viaje a través del tiempo, comenzando en las puertas del Palacio. El histórico pasillo de la entrada se ha realzado con impresionantes lámparas colgantes formadas por piezas individuales de porcelana en un homenaje al arte tradicional húngaro de Zsolnay. En toda la propiedad, una cuidada paleta de colores verde azulado, dorado y cobre refleja los tonos de los edificios emblemáticos de Budapest y sus característicos tejados.

El lobby y la recepción ofrecen una sensación de serenidad y evasión del bullicio de la ciudad con un elaborado diseño y múltiples detalles en las ventanas para ocultar la vista de las ajetreadas calles cuando los huéspedes hacen Check-in en el hotel.  En el lobby podrán encontrar una colección de fotos históricas que ofrecen una visión de la historia de Budapest y del Palacio original, expuestas en una pared alrededor de un retrato de la Duquesa. En el centro del espacio, una elegante lámpara de araña hecha a medida rinde homenaje a una fina pieza de joyería que pasó a manos de la Duquesa a lo largo de muchas generaciones a través de la familia Habsburgo.

Exclusivas habitaciones y suites

El hotel ofrecerá una excepcional selección de 111 habitaciones y 19 suites, la mayoría de las cuales ofrecen impresionantes vistas de toda la ciudad. El hotel dispone de cuatro categorías de habitaciones, cada una de ellas inspirada en los intereses y  exuberante estilo de vida de la Duquesa, así como en el Budapest de principios del siglo XX, permaneciendo fieles a la historia del edificio.

La mayoría de las habitaciones tienen techos altos y presentan detalles artesanales con toques de Art Nouveau. Los guiños a la cultura tradicional húngara se aprecian en todas ellas, con cabeceros delicadamente elaborados a mano, suelos de parqué con diseño de espina de pez al estilo húngaro, cojines bordados y elegantes lámparas de cristal.

Los lujosos cuartos de baño de estilo spa, inspirados en los tradicionales baños termales de Hungría, cuentan con bañeras de fundición italiana de diseño exclusivo y duchas con chorro de lluvia, revestidas de mosaico de vidrio turquesa con detalles dorados. Las paredes y el suelo de la zona del lavabo están recubiertos de baldosas de mármol blanco, con lavabos dobles, detalles dorados y suelo radiante, que ofrecen una experiencia única.

Habitaciones estilo Loft

Situadas en la azotea de la propiedad, las habitaciones estilo Loft ofrecen vistas infinitas de la ciudad y río Danubio a través de grandes ventanales inclinados. La mezcla ecléctica de un diseño moderno y contemporáneo con un colorido mobiliario y arte de época es un guiño a los amigos artesanos de la Duquesa que solían frecuentar el palacio.

Suites palaciegas

Coronando el Palacio con su ubicación en la quinta planta, la Suite de la Torre de la Corona está dividida en tres plantas y es la primera suite de Hungría que cuenta con una torre de 48 metros de altura con vistas de 360 grados de la ciudad. El diseño único de la torre en la que se encuentra la habitación está inspirado en la corona del archiduque José Carlos de Austria, ofreciendo 92 metros cuadrados de espacio y un impresionante baño de mármol.

La Suite Real Maria Klotid, única en su género, se imagina como el apartamento privado de la Duquesa. Cuenta con un amplio dormitorio principal, un baño, una sala de estar y un estudio separado, decorados con una mezcla de muebles modernos e históricos. Con elegantes lámparas de araña, mosaicos de cristal hechos a mano y suelos de parqué, el espacio es una celebración de la artesanía de la región. Para aquellos que necesiten más espacio, se pueden conectar dos habitaciones adicionales creando un apartamento de tres dormitorios.

Un verdadero destino epicúreo

Como celebración del pasado de la ciudad y del brillante futuro del hotel, el Matild Palace introduce una nueva era de entretenimiento y gastronomía en la ciudad con su oferta de locales gastronómicos de categoría mundial. Spago by Wolfgang Puck Budapest ofrecerá un diseño contemporáneo con un impresionante salón, y Matild Café & Cabaret, cuya apertura está prevista para septiembre, será la recreación de uno de los mejores y más históricos cafés europeos, el Belvárosi Kávéház, una institución muy querida de la historia urbana de Budapest, abierto en 1901.

Escondido entre los famosos tejados de Budapest, con vistas al puente Elisabeth, el río Danubio y la colina Gellért, “La Duquesa” será una licorería clandestina.  Su diseño se inspira en la archiduquesa Maria Clotilde, que en 1884 encargó al Palacio Matild que incluyera una sección secreta en la azotea como punto de encuentro del Movimiento Decadente. Al bar Chic se accede por una entrada oculta de ascensores privados transportando a los huéspedes a otro mundo a través de su decadente historia de glamour y gastronomía.

Bienestar y relajación

El Swan Spa del Matild Palace ofrece una experiencia de spa de influencia húngara con terapia termal tradicional y rituales de hammam diseñados para despertar todos los sentidos.  Inspirado en los cisnes del río Danubio, el diseño del spa ofrece un oasis de tranquilidad con suaves paredes blancas, detalles dorados y suelos de mármol blanco.  Para los que quieran mantenerse activos, hay un gimnasio de última generación totalmente equipado.